Revive habilidades antiguas para resolver acertijos prehistóricos.

Los investigadores de la Universidad Metropolitana de Tokio han logrado avances significativos en la comprensión del uso de herramientas de la Edad de Piedra al hacer réplicas y utilizarlas para diversas tareas. Sus hallazgos revelan que patrones de desgaste macroscópicos y microscópicos específicos pueden indicar si las herramientas se utilizaron para cortar madera o para otros fines. Crédito: SciTechDaily.com

Las repisas de piedra utilizadas pueden ayudar a arrojar luz sobre el uso de la madera por parte de los primeros humanos.

Investigadores de la Universidad Metropolitana de Tokio crearon réplicas de herramientas de la Edad de Piedra y las utilizaron en una variedad de tareas para ver cómo diferentes actividades crean rastros de bordes. Descubrieron que una combinación de rastros macroscópicos y microscópicos puede indicarnos cómo se utilizaban los bordes de la piedra. Sus estándares ayudan a separar las herramientas utilizadas para cortar madera de otras actividades. Se pueden utilizar repisas de piedra fechadas para determinar cuándo los primeros humanos comenzaron a usar madera.

Avances en la tecnología de la carpintería.

Para los humanos prehistóricos, las mejoras en la tecnología de la carpintería fueron revolucionarias. Mientras que los artefactos del Paleolítico (Edad de Piedra temprana) indican el uso de la madera para herramientas simples como lanzas o palos para arrojar, los artefactos del Paleolítico y Neolítico reflejan usos mucho más sofisticados, para la construcción de casas, canoas, arcos y pozos. Esto lo confirma la disponibilidad de herramientas que permiten fabricar herramientas de madera cada vez más complejas, especialmente hachas de piedra pulida.

Investigando el uso temprano de herramientas de piedra

Pero si bien generalmente se cree que la tecnología avanzada de procesamiento de la madera está relacionada con el estilo de vida observado en el Neolítico Holoceno, que comenzó hace unos 10.000 años, se han encontrado hachas de piedra molidas de períodos mucho anteriores. En sitios alrededor de Australia y Japón, se han recuperado numerosos artefactos terrestres de la Etapa 3 del Isótopo Marino (hace entre 60.000 y 30.000 años). La pregunta importante es para qué se utilizó en esta etapa temprana.

READ  La flor de la luna iluminará el cielo mañana y será un 30% más brillante de lo habitual

Para abordar este problema, un equipo dirigido por el profesor asociado Akira Iwase de la Universidad Metropolitana de Tokio intentó determinar qué tipos de huellas podrían quedar en los bordes de la piedra molida cuando se utiliza para diversas actividades. Adoptaron un enfoque práctico y crearon réplicas exactas de herramientas que pudieron haberse utilizado a principios del Paleolítico superior (hace entre 38.000 y 30.000 años). Los bordes fueron mecanizados y pulidos utilizando técnicas de corte y rectificado disponibles en la época. Aunque no se han recuperado ejes de sitios japoneses de la época, adoptaron métodos de Irian Jaya para sujetar un mango a repisas de piedra para crear hachas, hachas y cinceles.

Efectos de los experimentos de registro en réplicas de herramientas de la Edad de Piedra

Se pueden utilizar trazos macroscópicos (superiores) y microscópicos (inferiores) distintivos para determinar cómo se utilizaron los bordes de la piedra. Crédito: Universidad Metropolitana de Tokio

Luego, el equipo comenzó a trabajar con las herramientas en 15 actividades diferentes, incluida la tala, el procesamiento de pieles y el corte, así como en eventos de «no uso», como transportarlas y atropellarlas. Luego se examinaron en profundidad los bordes en busca de rastros macroscópicos y microscópicos de su historia. Descubrieron que impactos como los necesarios para talar árboles dejan distintas fracturas macroscópicas en la piedra; La fricción a escala micrométrica entre el borde de la piedra y la madera también forma huellas microscópicas que pueden utilizarse para el diagnóstico. Si bien las fracturas por sí solas no pueden decirnos para qué se usaron, descubrieron que combinar evidencia macroscópica y microscópica puede ayudarnos a sacar conclusiones confiables sobre si los bordes se usaron para derribar árboles.

El equipo cree que si se encuentran rastros similares en los bordes de artefactos reales de sitios isotópicos marinos de Fase III, esto significaría que los humanos perfeccionaron la tecnología de la carpintería desde tiempos mucho más antiguos de lo que se piensa actualmente. Esto cambiaría nuestra comprensión del uso de herramientas de piedra por parte de los humanos de la Edad del Hielo y de cómo esta tecnología se extendió por diferentes entornos.

READ  La neuroimagen conduce a una mejor comprensión de la función cerebral durante el habla y cómo surge la tartamudez

Referencia: “Experimentos con réplicas de hachas y losas de piedra del Paleolítico superior proporcionan criterios para determinar las funciones de las herramientas” por Akira Iwase, Katsuhiro Sano, Junichi Nagasaki, Noriaki Otake y Masahisa Yamada, 3 de enero de 2024, Revista de Ciencias Arqueológicas.
doi: 10.1016/j.jas.2023.105891

Este trabajo fue apoyado por las subvenciones JSPS KAKENHI números 15K16874, 18H03596, 20K13235, 23H04840 y 23H00009.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *