Miles de migrantes acamparon bajo un puente México-Estados Unidos | Noticias de Joe Biden

Miles de inmigrantes han establecido un campamento improvisado en el lado estadounidense de la frontera sur, debajo de un puente que une Texas con México.

El jueves por la noche, el alcalde de Del Rio Texas dijo que 10,503 inmigrantes estaban debajo del Puente Internacional Del Rio que une Ciudad Acuña con México, frente a los 8,200 de la mañana.

Quienes se quedaron en el campamento dijeron a los periodistas que hay escasez de agua y alimentos, y algunos se adentran en el Río Grande y regresan a México para abastecerse de las necesidades que dicen que no obtienen del lado estadounidense.

Muchos dijeron a los periodistas que habían recibido multas de funcionarios fronterizos estadounidenses y estaban esperando ser procesados.

Jeff John, un haitiano de 27 años que vendía botellas de agua con una ganancia de 3 pesos (15 centavos de dólar), dijo a la agencia de noticias Reuters que él y su joven familia estaban exhaustos, hambrientos y durmiendo en el suelo. Le preocupaba que sus hijos enfermaran en el campamento improvisado.

Mi hijo de 10 años pregunta: “¿Cuándo nos vamos?” “Siempre lo pide”, dijo.

Migrantes que buscan asilo en Estados Unidos caminan por el río Bravo cerca del puente internacional entre México y Texas [File: Go Nakamura/Reuters]

La mayoría de los migrantes son de Haití, lo que las autoridades y grupos de derechos humanos han dicho que probablemente sean parte de una nueva ola de migrantes que se dirigen al norte después de su éxodo a países de América del Sur tras el terremoto de 2010 en Haití.

Cubanos, venezolanos y nicaragüenses también estuvieron presentes en el grupo, que representa la última crisis fronteriza del presidente estadounidense Joe Biden.

El alcalde de Del Rio, Bruno “Ralphie Lozano”, describió la situación como “del peor de los casos al peor de los casos”, según The Washington Post.

READ  El alimentador de contenedores vuelca en el muelle de Castellón

“Necesito que la administración se dé cuenta de que hay una crisis fronteriza que está sucediendo en tiempo real en este momento y tiene graves consecuencias para la seguridad, la salud y la seguridad”, dijo, y agregó que muchos migrantes llegaron en autobuses que parecían ser parte de un operación de contrabando más amplia.

Mientras tanto, la Aduana y la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos dijo en un comunicado que la agencia está aumentando la dotación de personal en Del Río para facilitar una “operación segura, humana y ordenada”.

El comunicado agregó que se les ha entregado agua potable, toallas y baños portátiles, mientras los migrantes esperan ser transportados a las instalaciones.

La administración Biden prometió un enfoque más humano para la inmigración que las políticas de línea dura del expresidente Donald Trump, pero enfrentó una reacción violenta por el aumento en el número de cruces.

La administración continuó usando una orden de salud pública, citando el coronavirus, para rechazar a las personas en la frontera, aunque el jueves un juez federal prohibió el uso de la regla para rechazar a quienes cruzan la frontera. El fallo debe entrar en vigor en dos semanas.

Antes de eso, la proporción de inmigrantes que regresaban a México bajo la ley había disminuido gradualmente en los últimos meses.

La Corte Suprema de Estados Unidos también dictaminó recientemente que la administración de Biden debería reiniciar la llamada política de “Permanecer en México” creada bajo Trump.

Los funcionarios de Biden han tratado de poner fin al programa, que requiere que los solicitantes de asilo en Estados Unidos esperen en México, a menudo en campamentos miserables y plagados de delitos, hasta que se procesen sus casos.

READ  La Liga Musulmana Mundial firma un memorando de entendimiento con la Comisión Islámica Española

“¿Cuándo nos vamos?”

Ernesto, un inmigrante haitiano de 31 años, se coló en México el jueves para comprar agua y comida, por cuarta vez, dijo, desde que llegó a Estados Unidos el lunes por la mañana.

Ernesto, quien se negó a revelar su apellido para proteger su identidad, dijo a Reuters que él y su hija de tres años no fueron alimentados en el campamento donde los migrantes compiten por la sombra.

Dijo que a veces se apresura a evitar a los funcionarios de inmigración mexicanos, pero por lo general no los molesta.

“Pero el dinero se está acabando ahora”, agregó.

Carlos, el venezolano de 27 años, quien dijo que se fue de su casa después de graduarse de la universidad en julio, dijo que cree que el campamento se ha duplicado en tamaño desde que llegó el martes.

Carlos, quien se negó a dar su nombre completo, dijo a Reuters que solo le quedaban $ 10 y que 400 familias estaban en fila para recibir tratamiento.

Migrantes y funcionarios mexicanos dijeron que se esperan más personas en los próximos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *