España | Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear, Cáceres

Galerista y coleccionista de arte Helga de Alvear nació en Alemania en 1936, pero vive en España desde 1957. A sus ochenta años, de Alvear donó generosamente su colección de arte contemporáneo a la ciudad de Cáceres.

Este regalo sería un punto de inflexión en la fortuna de la ciudad, pero el punto de inflexión para De Alvear llegó a fines de la década de 1960 cuando conoció a la marchante de arte española Juana Mordo. Fue entonces cuando de Alvere se inspiró para comenzar a coleccionar obras de arte.

De Alvear comenzó a trabajar en la Galería Mordó en 1980, y el galerista le presentó a muchos de los principales artistas de la época, incluidos Eduardo Chillida, José Guerrero, Cuenca y El Paso, quienes jugaron un papel importante en la vanguardia española de la posguerra. -guardia

Helga de Alver frente a la luz que desciende, 2007, de Ai Wei Wei

A lo largo de su carrera artística, De Alvear defendió formas de arte menos conocidas, como la fotografía, el video y la instalación, en un momento en que era menos conocida en España, y ayudó a establecer Arco en Madrid, uno de los más importantes. Ferias internacionales de arte contemporáneo. También creó la Fundación Helga de Alvear en 2006, con el apoyo de la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento de Cáceres, para apoyar, promover e investigar el arte contemporáneo.

Pero la institución no tenía suficiente espacio para albergar a su grupo de 3.000 personas, además el edificio quedó inservible para su propósito en la Casa Grande de Art Nouveau de 1913.

La ampliación de 10 millones de euros diseñada por los galardonados arquitectos españoles Tuñón Arquitectos Studio le da un hogar a su colección y también ofrece un recurso artístico extraordinario para las personas que pueden visitarla de forma gratuita.

READ  Caficultores impulsan la biodiversidad en México | Ideas globales | DW
¿Cuál fue su inspiración para fundar el museo?

Helga de Alvear: Llevo más de 50 años trabajando en galerías de arte y coleccionistas y siempre he querido acercar el arte contemporáneo a la comunidad. Ahora, este sueño se hizo realidad. Voy a donar a Extremadura las más de 3.000 obras que he adquirido, y esta colección tiene un nuevo hogar construido especialmente para ella. Espero que este espacio ayude a otros a sentir la misma pasión que yo tengo por el arte contemporáneo.

¿Cuál fue su papel durante su estancia en el Hotel Reina Sofía de Madrid?

Cuando comencé a trabajar en arte contemporáneo con la artista Joanna Mordo en 1967, el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid parecía una utopía, pero siempre he apoyado la idea de que el arte contemporáneo es fundamental para comprender el mundo en el que vivimos. Soy miembro fundador de la Fundación Museo Reina Sofía y formo parte de su junta directiva desde su apertura en 1992. El museo de Cáceres es diferente al Museo Reina en muchos aspectos, pero hay algunas cosas y buenas prácticas que sostengan que nos sirvan de ejemplo.

Faux Roxx, 2006, de Katharina Gross
¿Puede hablarnos de la arquitectura del nuevo museo?

No cabía duda de que los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Mansilla eran los más adecuados para el proyecto. Cuando estaba a punto de comprar Descending Light (2007) del artista contemporáneo chino Ai Weiwei, que se ha convertido en una de las piezas más famosas del museo, les pedí que la visitaran. Quería que crearan un espacio diseñado específicamente para eso. Todos pueden ver que el museo no es un grupo ubicado en un edificio, sino un edificio creado para el grupo, por lo que la arquitectura y el arte están perfectamente equilibrados y son interdependientes. Estoy 100% contento con el resultado, así como con los expertos y críticos.

READ  Ixtapa-Zihuatanejo se destacó en la campaña 72 Horas por México
¿Cuál es el panorama museístico y de arte contemporáneo en el sur de España?

La escena artística en el sur de España es vibrante y divertida. Hay lugares como Málaga, en Andalucía, que tienen una gran cantidad de museos, pero también hay instituciones más apartadas como la Fundación NMAC. Aquí en Extremadura encontramos el Museo Fostel, por ejemplo, y la gente se sorprende al saber que el movimiento de arte fluido de los años 50 también tuvo lugar aquí. A diferencia de Andalucía, estamos muy apegados a nuestros vecinos de Portugal.

Nuestro museo está a unas tres horas de Lisboa en coche y estamos deseando crear una ruta artística que nos conecte. El museo es una adición importante aquí porque no había nada como esto antes, pero me gusta pensar que también contribuye al enriquecimiento de la cultura europea en general. Soy alemán y no creo en la importancia de las fronteras.

Espero que los amantes del arte de todo el mundo sientan que este museo también es para ellos. El nuevo museo se suma a los muchos otros tesoros de la ciudad de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que, además de arte y cultura, ofrece gastronomía, naturaleza y la oportunidad de disfrutar de la paz, el tiempo y el espacio que otros lugares no ofrecen.

Un viaje que no fue, 2005, Pierre Huygue
¿Qué viajarán a ver los visitantes de su museo de todo el mundo?

Piensa en Los Caprichos de Goya y en La luz descendente de Ai Weiwei. No importa de dónde vengas, su obra de arte te sorprenderá y te inspirará a pensar críticamente. Pero es muy difícil elegir entre 3.000 obras de arte cuando hay un motivo para enamorarse de cada una de ellas. Muchos artistas famosos como Olafur Eliasson, Wassily Kandinsky, Louise Bourgeois o Pablo Picasso están en exhibición.

READ  La policía mexicana ofrece incentivos económicos y equipamiento para cubrir vacantes

La exposición actual comienza con la copia mejor conservada de Los Caprichos, del pintor español Francisco Goya, considerado el primer artista contemporáneo. Está lleno de vislumbres y sorpresas. En lo personal, me agradó mucho haber logrado ver una colosal instalación de Thomas Hirschhorn, que no deja indiferente a nadie.

¿Cómo cambiará el museo la escena del arte contemporáneo?

En una ciudad tan pequeña como Cáceres ya estamos cambiando la opinión de la gente sobre lo enriquecedor que puede ser el arte contemporáneo y estamos orgullosos de hacerlo accesible a todos.

Estoy seguro de que los niños pequeños que vienen a los talleres serán los líderes artísticos del futuro. También espero que el museo sea visto como un ejemplo de generosidad. Espero que este nuevo espacio ayude a estimular el pensamiento crítico y contribuya a la democratización del acceso a la cultura de manera inclusiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.