El teatro, el cine y los conciertos están en auge en Madrid a pesar del virus

Los espectadores esperan el inicio del espectáculo en el Teatro Real Madrid el 14 de enero

Madrid: con los lugares de entretenimiento cerrados en la mayor parte de Europa, España está emergiendo como un oasis cultural donde la gente todavía va al teatro y al cine o ve conciertos a pesar de las altas tasas de infección.

“Tener la oportunidad de estar aquí con ustedes es una gran bendición, y aplaudo de todo corazón los grandes esfuerzos que se están haciendo en este país para defender la cultura”, dijo el tenor mexicano Javier Camarena al Teatro Real de Madrid la semana pasada después de pasar meses sin actuar en el escenario. .

Asistieron 1.200 personas que vestían trajes, abrigos de piel y máscaras, a menudo del tipo FFP2, después de que se les tomara la temperatura como parte de un cuidadoso protocolo de seguridad.

Después de un bloqueo nacional que duró meses al comienzo de la pandemia, los lugares culturales de España reabrieron en el verano con estrictas restricciones de capacidad, políticas de asientos bien espaciados y bares y baños cerrados.

Y desde entonces nunca han cerrado sus puertas, a diferencia de otros países como Francia o Alemania.

Pero significó una costosa inversión por lugares.

El Teatro Real, donde el rey español Felipe VI y la reina Letizia asistieron a una función en septiembre, dijo que gastó 1 millón de euros ($ 1,2 millones), parte del cual se destinó a un sistema UV para desinfectar la sala, los camerinos e incluso los camerinos. Disfraces especiales.

Los propios artistas intérpretes o ejecutantes no están exentos de este nuevo ritual: además de respetar la distancia de seguridad y las secciones de protección, los músicos deben someterse a audiciones periódicas y llevar máscaras, excepto los intérpretes de instrumentos de viento.

READ  Álvaro Morty echa un vistazo a la nueva temporada con la foto de BTS

– ‘Espacio seguro’ –

“Podemos y debemos” hacer estas ofertas, quien quiere mostrar que la cultura es un “lugar seguro”, dijo a la AFP el ministro de Cultura español, José Manuel Rodríguez Uribes.

Pero la pandemia ha obligado a cerrar temporalmente algunos recintos, como el Liceu de Barcelona, ​​que cerró en noviembre.

Bajo la presión combinada de los toques de queda a nivel nacional, la ansiedad pública y las presiones económicas, muchos lugares culturales luchan por su supervivencia.

Según Javier Olmedo, director de la asociación “Noche en vivo”, que representa a 54 salas de conciertos de la Comunidad de Madrid, “el 80 por ciento no ha abierto sus puertas desde marzo”.

“Es un momento de angustia”.

En las redes sociales han surgido numerosas iniciativas para que la gente vuelva a los teatros y salas de conciertos, y han sido etiquetadas como #SafeTheatre o #CultureisSafe, insistiendo en que no están asociadas a ningún brote.

Marta Rivera de la Cruz, subdirectora de Asuntos Culturales de la Comunidad de Madrid, admite de buen grado que “las salas de conciertos y los locales de música en vivo afrontan el desafío más difícil”, y dice que deberán adoptar la vacuna de forma generalizada para “volver a sus pies.”

Hasta entonces, las autoridades están investigando pruebas rápidas de virus.

En Barcelona, ​​500 personas asistieron a un concierto independiente, reunidas cerca unas de otras pero con máscaras probadas previamente en el contexto de un estudio clínico realizado en diciembre.

Después de ocho días, no había signos de infección.

El especialista en enfermedades infecciosas Boris Revolo, quien dirigió el estudio, dice que es una idea que podría resultar “la forma más segura de revitalizar el sector del entretenimiento”.

READ  EPCOT International Food and Wine Festival 2021 revela los mercados globales

– “¡Sin sudar!” –

En Cinema Renoir, en el centro de Madrid, la voz de la cajera se eleva por encima del intercomunicador: “Pantalla 3, al fondo, después de las escaleras mecánicas”.

¿Salida arriesgada? No para Paloma Arroyo, de 38 años, que vino a ver una retrospectiva del trabajo del director de Hong Kong Wong Kar-wai.

“Cuando se pone mascarilla, bromea, no habla. La gente que come palomitas es un poco peligrosa, lo he pensado”, diciendo que esas salidas son importantes para proteger su “salud mental”.

Otro cinéfilo, Pablo Blasco, dice que si el transporte público se considera seguro, los cines lo son mucho más.

“No entiendo por qué otros países no hacen eso. Me suena extraño”.

A unos cientos de metros (yardas) de distancia, viejos carteles promocionales fuera del Berlin Café, un popular lugar de música en vivo, muestran ecos de la nostalgia antes de la pandemia.

En el interior, bajo las luces azules, la música es fuerte y embriagadora, pero con el baile prohibido, la multitud solo puede tambalearse en sus diminutas sillas de terciopelo frente al escenario mientras el DJ hace su magia.

Para Maria Lorenz, una estudiante de 20 años, no es perfecto pero es mejor que nada, admitiendo que extraña esa “sensación de fiesta, con gente presionando contra ti y la carrera”.

Desde entonces, el club ha estado cerrado hasta nuevo aviso debido a las presiones económicas derivadas de las crecientes restricciones destinadas a frenar las lesiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *