Scott Hall, aliado de Trump acusado en el caso electoral de Georgia, se declara culpable | noticias de donald trump

Hall, un asegurador de bonos de Georgia, fue acusado de participar en un intento de retirar y manipular el equipo electoral.

Scott Hall, uno de los 19 acusados ​​en el caso de interferencia electoral en Georgia, se declaró culpable de cinco delitos graves como parte de un acuerdo con los fiscales del condado de Fulton en Estados Unidos.

Se convierte en el primero en declararse culpable en el amplio caso, que alega que el expresidente Donald Trump y sus aliados estuvieron involucrados en una “empresa criminal” para anular los resultados de la carrera presidencial de 2020.

Scott Hall fue uno de los primeros de los 19 acusados ​​en entregarse a las autoridades del condado de Fulton el 22 de agosto. [Fulton County Sheriff’s Office/AP Photo]

Como parte del trato, Hall aceptó testificar en procedimientos futuros. Recibió cinco años de libertad condicional y una multa de 5.000 dólares a cambio de declararse culpable de cinco delitos menores de conspiración para cometer interferencia intencional con el desempeño de deberes electorales.

Hall, un fiador de fianzas de Georgia, también fue uno de los primeros en entregarse a las autoridades del condado de Fulton en agosto, cuando los 19 acusados ​​enfrentaban una fecha límite para entregarse.

Originalmente enfrentó siete cargos por delitos graves, incluidos conspiración para defraudar al estado, robo de computadoras y posesión ilegal de boletas, basados ​​en acusaciones de que ayudó a piratear equipos electorales en el condado rural de Coffee, Georgia, en un intento fallido de probar las falsas afirmaciones de fraude electoral de Trump. .

Trump, un republicano, ha sostenido durante mucho tiempo, sin pruebas, que le “robaron” las elecciones de 2020. Su rival demócrata, el actual presidente Joe Biden, ganó por estrecho margen en estados clave como Georgia, que posteriormente lo impulsó a la Casa Blanca.

READ  Bloque liderado por un partido con raíces neofascistas avanza a la mayoría en el parlamento italiano: jornada electoral

Pero en las semanas posteriores a las elecciones de 2020, los fiscales de Georgia afirmaron que Trump y sus partidarios “se unieron a sabiendas e intencionalmente a una conspiración para cambiar ilegalmente el resultado de las elecciones” en el estado.

Trump y sus principales aliados, como el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani y el exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, se encontraban entre los 19 acusados ​​finalmente nombrados en la acusación, el cuarto conjunto de cargos penales que enfrenta el expresidente.

También fue el segundo caso relacionado con acusaciones de interferencia electoral: se presentó una acusación federal en Washington, D.C., poco antes de que se anunciaran cargos a nivel estatal en Georgia. Trump negó haber actuado mal en los cuatro casos.

Los fiscales están persiguiendo a los 19 acusados ​​por cargos de violar la Ley de Organizaciones Corruptas e Influidas por Chantistas (RICO), una ley que se utiliza a menudo contra el crimen organizado y los miembros de pandillas. Permite a los fiscales acusar a varios participantes de delitos distintos que comparten el mismo objetivo final.

Hall es considerado un actor menor en esta supuesta conspiración. La acusación de Georgia afirma que Hall «estaba investigando las elecciones en nombre del presidente a petición de David Bossie», un activista conservador y aliado de Trump.

Estos esfuerzos supuestamente dieron un giro criminal el 7 de enero de 2021, apenas un día después de que los partidarios de Trump irrumpieran en el Capitolio de Estados Unidos en un intento de interrumpir la certificación de los resultados de las elecciones de 2020.

Hall, que tenía vínculos con el Partido Republicano estatal, estaba buscando pruebas de fraude electoral para respaldar las afirmaciones de Trump, según los fiscales. Voló desde el condado de DeKalb al condado de Coffee, donde los funcionarios locales, también acusados ​​en la acusación, le permitieron acceder a la Junta Electoral del condado de Coffee y a la oficina del registrador.

READ  Los funcionarios estadounidenses están luchando por la aplicación de las leyes de aborto que datan del siglo XIX.

Los fiscales dijeron que empleados contratados de la empresa de datos Sullivan Strickler se unieron a él en la oficina y copiaron datos de materiales electorales confidenciales, incluidos escáneres de boletas y discos duros.

En una grabación telefónica presentada en un caso judicial separado, se puede escuchar a Hall decir: «Soy el tipo que alquiló el avión para ir al condado de Coffee, para que puedan revisar todas esas computadoras».

Los trabajadores «limpiaron todo el equipo, fotografiaron todos los discos duros» y tomaron copias de los votos en ausencia y en persona, explica Hall.

“Bajé allí”, dijo. «Escaneamos cada boleta extraña».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *