México gana dos puntos en el índice de transparencia, pero la impunidad es un obstáculo

Según la ONG Transparencia Internacional, hay un poco menos de corrupción en México hoy que hace un año.

México subió seis lugares en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) de 2020 hasta el 124 de 180 países, compartiendo su posición con Pakistán, Bolivia, Kirguistán y Kenia.

El índice ha sido elaborado por expertos en corrupción y empresarios que opinan sobre la corrupción del sector público en varios países. Gran parte del enfoque en el desarrollo del Índice 2020 se ha centrado en la corrupción vinculada a la epidemia de coronavirus.

El puntaje de México en la escala del IPC, donde 100 es muy limpio y 0 es muy corrupto, mejoró dos puntos a 31 pero aún muy por debajo del promedio mundial y estadounidense, que fue 43 en ambos casos.

México ocupó el último lugar de 37 países en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y todavía está cuatro puntos por detrás de su mejor resultado de 35, que logró en 2014.

La ministra de Administración Pública, Irma Sandoval, se apresuró a atribuirse el mérito de un mayor puntaje y clasificación del IPC en México, y dijo que la mejora del país es “una clara señal de que las políticas dirigidas por la Secretaría de la Función Pública para restaurar el interés público sobre el interés privado son dando resultados. “”

Citó la implementación de las nuevas reglas que rigen la declaración de activos por parte de los funcionarios públicos y la estrecha supervisión de la contratación pública durante la pandemia como algunos de los logros del ministerio en la lucha contra la corrupción.

READ  El telón de fondo del escándalo que agrietó a Santa en la política y la justicia

La mexicana Transparencia Internacional (TM), la sucursal mexicana de Transparencia Internacional, fue la que menos felicitó. Uno de los temas “delicados”, dijo, es que aún no se han impuesto sanciones a personas presuntamente involucradas en casos de corrupción de alto perfil.

Entre ellos se encuentran la exministra de gabinete Rosario Robles, presuntamente involucrada en un esquema de malversación de fondos del gobierno conocido como el “fraude principal”, y el exdirector general de Pemex, Emilio Lozoya, acusado de participar en actividades corruptas relacionadas con la constructora brasileña Odebrecht. Ambos están a la espera de juicio.

T. METRO. El “riesgo de impunidad” en los casos de corrupción “permanece latente”. La organización hizo cuatro recomendaciones para ayudar a frenar la corrupción.

En el contexto de la pandemia de coronavirus y sus consecuencias sociales y económicas, México debe fortalecer las instituciones anticorrupción, en particular la Auditoría Federal (ASF) y el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, dijo TM.

Es poco probable que esto suceda con este último. El gobierno federal ha dejado en claro que le gustaría disolver la Junta de Supervisión de la Transparencia, junto con otras agencias independientes, con el argumento de que el gobierno actuando éticamente lo hace innecesario.

TM dijo que el Fondo de Asistencia Financiera debería analizar el gasto público en tiempo real, “con un enfoque especial en el gasto en salud, programas sociales y programas de recuperación económica”.

También dijo que el INAI, el organismo de control de la transparencia, debe garantizar que haya “máxima publicidad” de las acciones gubernamentales relacionadas con la pandemia.

La cuarta recomendación que hizo TM fue que la Fiscalía Federal y las Instituciones de Justicia se concentren en lograr “resultados concretos” en los casos de corrupción. Dichos resultados, dijo, deben incluir penas de prisión para los involucrados, recuperación de los recursos transferidos y compensación para las víctimas de la corrupción.

READ  El gobierno está evaluando la apertura del transporte en la próxima fase de distanciamiento social

México tiene mucho trabajo por hacer para ingresar a los 100 países con mayor corrupción en el IPC (los 100 países principales tenían un límite de 38) sin mencionar alcanzar los niveles más altos del índice.

Nueva Zelanda y Dinamarca ocuparon el primer lugar en el IPC de 2020 con 88 puntos, seguidos de Finlandia, Suecia, Singapur y Suecia, que compartieron el tercer lugar con 85.

Canadá (11º) fue el país mejor clasificado de las Américas, seguido de Uruguay (21º), Estados Unidos y Chile (25º).

En último lugar, con una puntuación de solo 12, se ubicaron Somalia y Sudán del Sur. Siria, Yemen y Venezuela ocuparon el primer lugar en la lista de los cinco países más corruptos.

Noticias diarias de México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *