Los venezolanos están cada vez más atrapados en México, lo que explica la disminución de los cruces ilegales a Estados Unidos.

Los migrantes venezolanos a menudo tienen una respuesta rápida cuando se les pide que nombren la parte más difícil de su viaje por ocho países hasta la frontera con Estados Unidos, y no es la caminata de varios días por la jungla a través de Colombia y Panamá con serpientes venenosas, arañas gigantes y escorpiones. Es México.

“En la selva, hay que prepararse para los animales”, dijo Daniel Ventura, de 37 años, después de tres días de caminata por el Tapón del Darién y cuatro meses de espera en México para ingresar legalmente a Estados Unidos utilizando el sistema de citas en línea del gobierno, llamado CBP One. «Tienes que prepararte para los humanos». Él y su familia de seis personas se dirigían a Fort Atkinson, Wisconsin, donde tiene un pariente.

La represión de México contra la migración en los últimos meses, a instancias de la administración Biden, ha afectado particularmente a los venezolanos. Este hecho pone de relieve cuán dependiente es Estados Unidos de México para controlar la inmigración, que ha alcanzado niveles sin precedentes y es un tema clave para los votantes mientras el presidente Joe Biden busca la reelección.

Los arrestos de inmigrantes por cruzar ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México han disminuido este año después de un máximo récord en diciembre. La mayor caída se produjo entre los venezolanos, cuyos arrestos cayeron a 3.184 en febrero y 4.422 en enero desde 49.717 en diciembre.

Aunque dos meses no es una tendencia y los cruces ilegales siguen siendo altos según los estándares históricos, la estrategia de México de mantener a los migrantes más cerca de su frontera con Guatemala que Estados Unidos representa al menos un alivio temporal para la administración Biden.

READ  México: Más inundaciones complican los esfuerzos para rescatar a los mineros atrapados | Noticias Mineras

Un gran número de venezolanos comenzaron a llegar a Estados Unidos en 2021, primero volando a México y luego a pie y en autobús después de que México impusiera restricciones de visa. En septiembre, los venezolanos reemplazaron brevemente a los mexicanos como la nacionalidad más numerosa que cruza la frontera.

Los esfuerzos de México incluyeron obligar a los migrantes a subir a trenes, vuelos y autobuses hacia la parte sur del país, y a algunos volar de regreso a su tierra natal, Venezuela.

La semana pasada, México dijo que daría alrededor de 110 dólares al mes durante seis meses a cada venezolano que deportara, con la esperanza de que no regresaran. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, hizo la oferta el martes a los ecuatorianos y colombianos.

“Si apoyas a la gente en sus lugares de origen, el flujo migratorio disminuirá significativamente, pero eso requiere recursos y eso es lo que el gobierno de Estados Unidos no quiso hacer”, dijo López Obrador, cuyos límites de mandato le impiden postularse en junio. . elecciones.

Los inmigrantes dicen que tienen que pagar a funcionarios corruptos en frecuentes puestos de control gubernamentales en México para evitar ser enviados de regreso a las ciudades del sur. Cada revés es costoso y frustrante.

“Al final es un negocio porque donde quiera que vayas te quieren quitar lo último que tienes”, dijo Yesica Gutiérrez, de 30 años, quien salió de Venezuela en enero como parte de un grupo de 15 familiares, incluidos niños pequeños. Evitaron algunos puestos de control caminando entre la maleza.

El grupo ahora está esperando en la Ciudad de México una cita para poder cruzar legalmente la frontera entre Estados Unidos y México. Para utilizar la aplicación CBP One, los solicitantes deben estar en el centro o norte de México. Así que el grupo de Gutiérrez duerme en dos tiendas de campaña donadas frente a un refugio para inmigrantes y revisa la solicitud a diario.

Más de 500.000 migrantes han utilizado la aplicación para ingresar a Estados Unidos a través de cruces terrestres con México desde que se introdujo en enero de 2023. Pueden permanecer en Estados Unidos durante dos años bajo una autoridad presidencial llamada libertad condicional, que les da derecho a trabajar.

READ  Las exportaciones de gas natural de gasoductos estadounidenses a México alcanzaron un nuevo récord mensual en junio

“Prefiero cruzar la selva 10 veces que atravesar México una vez”, dijo José Alberto Uzcátegui, quien dejó un trabajo de construcción en la ciudad venezolana de Trujillo con su esposa y dos hijos, de 5 y 7 años, en un grupo familiar de 11 . Están esperando un tiempo en la Ciudad de México hasta tener suficiente dinero para comprar un teléfono y poder usar CBP One.

Los venezolanos constituyen la gran mayoría de los 73.166 migrantes que cruzaron el Tapón del Darién en enero y febrero, camino de superar el récord del año pasado de más de 500.000, según el gobierno panameño, lo que sugiere que los venezolanos todavía están huyendo del país. Más de 7 millones de personas en medio de agitación política y declive económico. Las autoridades mexicanas detuvieron a migrantes venezolanos más de 56.000 veces en febrero, aproximadamente el doble que en los dos meses anteriores, según cifras del gobierno.

«La pregunta clave aquí es: ¿Dónde están los venezolanos? Están en México, pero ¿dónde están?», dijo Stephanie Brewer, quien cubre México para la Oficina de Washington para América Latina, un grupo que monitorea los abusos contra los derechos humanos.

México deportó solo a unos 429 venezolanos durante los primeros dos meses de 2024, lo que significa que casi todos están esperando en México.

Muchos temían que aventurarse al norte de la Ciudad de México los llevaría a ser invadidos o obligados a regresar al sur de México. Estados Unidos acepta 1.450 personas diariamente a través de CBP One con citas con dos semanas de diferencia.

Incluso si los migrantes evaden a las autoridades mexicanas, se sienten amenazados por pandillas que secuestran, extorsionan y cometen otros delitos violentos.

“Hay que moverse de ciudad en ciudad porque los cárteles necesitan poner comida en sus platos”, dijo María Victoria Colmenares, de 27 años, quien esperó siete meses en la Ciudad de México para una cita en CBP One. El marido trabajaba en un lavado de coches.

READ  Cómo le sigue el ritmo la pequeña Leonor, la Princesa de Asturias de España, a su media hermana Sofía

“Vale la pena esperar porque trae la recompensa”, dijo Colmenares, quien tomó un taxi desde el aeropuerto de Tijuana hasta el cruce fronterizo con San Diego, horas antes de su cita el martes.

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, ha elogiado sus propios esfuerzos por explicar la reciente disminución de los cruces ilegales en su estado, donde al menos el 95% de los arrestos de la Patrulla Fronteriza son de venezolanos. Estas medidas incluyeron la instalación de alambre de púas, la colocación de una barrera flotante en el río Grande y el desarrollo de planes para construir una nueva base para miembros de la Guardia Nacional.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, atribuyó principalmente a México la disminución de los arrestos en la frontera.

Algunos venezolanos siguen viniendo al norte a pesar de los riesgos.

Marbeles Torrealba, de 35 años, llegó a Matamoros, al otro lado de la frontera con Brownsville, Texas, con su hermana y su sobrina esta semana, cargando las cenizas de su hija que se ahogó en un barco volcado en Nicaragua. Dijo que fueron asaltados por funcionarios y pandillas mexicanas y que regresaron varias veces al sur de México.

Un refugio había hecho arreglos para que ingresaran legalmente a Estados Unidos por razones humanitarias de emergencia, pero estaba preparado para cruzar ilegalmente.

“Ya has vivido lo peor: ver morir a tu hijo delante de ti y no poder hacer nada”.

___

Spagat informó desde Tijuana, México, y González informó desde Matamoros. La reportera de Associated Press Rebecca Santana en Washington, D.C., también contribuyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *