Los astrónomos creen que han encontrado un remanente de estrella de neutrones dejado por la supernova 1987A

Fue la supernova más brillante durante casi 400 años cuando iluminó el cielo del hemisferio sur en febrero de 1987. La supernova 1987A, la explosión de una estrella gigante azul en una pequeña galaxia cercana conocida como la Gran Nube de Magallanes, asombró a la comunidad astronómica. Les dio una oportunidad sin precedentes de observar la explosión de una estrella en tiempo real utilizando instrumentos y telescopios modernos. Pero faltaba algo. Después de que la supernova se desvaneciera, los astrónomos esperaban encontrar una estrella de neutrones (un núcleo estelar extremadamente denso que colapsaba, compuesto principalmente de neutrones) que permanecía en el núcleo de la explosión. No vieron nada.

Durante 34 años, los astrónomos han estado buscando, sin éxito, la estrella de neutrones perdida. Surgieron varias teorías. Puede que todavía no haya tenido tiempo de formarlo. O quizás la masa del gigante azul era mayor de lo esperado y la supernova creó un agujero negro en lugar de una estrella de neutrones. Quizás la estrella de neutrones estaba oculta, oscurecida por el polvo de la explosión. Si alguna vez existió la estrella perdida, es realmente difícil de ver.

Pero la perseverancia está dando sus frutos. Es posible que los astrónomos finalmente lo hayan encontrado.

La primera pista proviene del Atacama Large Millimeter / Sub-Millimeter Array (ALMA) en Chile. el verano pasado. El radiotelescopio observó un “punto caliente” dentro del núcleo de la supernova. El “punto” en sí no es una estrella de neutrones, sino una masa caliente de polvo y gas que puede esconderse detrás de una estrella de neutrones: después de todo, algo está proporcionando calor. Pero para confirmar la existencia de una estrella de neutrones, se necesitan más observaciones.

READ  Debe ver este documento de curva en Apple TV lo antes posible

Con los prometedores resultados de la señal de radio de ALMA en la mano, un equipo de investigadores siguió observando la supernova en longitudes de onda de rayos X, utilizando datos de dos naves espaciales diferentes de la NASA: el Observatorio de rayos X Chandra y el grupo del Telescopio Espectroscópico Nuclear (Nostar). Sus hallazgos se publican en The Astrophysical Journal este mes. Lo que encontraron es una emisión de rayos X cerca del núcleo de la explosión de la supernova, con dos posibles explicaciones.

Supernova 1987A con una nebulosa de viento estelar en su centro. Crédito: Chandra (rayos X): NASA / CXC / Univ. De Palermo / E. Greco. Ilustración: INAF-Osservatorio
Astrónomo Palermo / Salvatore Orlando

Primero, la emisión podría ser el resultado de la aceleración de la onda expansiva de choque. Esta teoría de ondas de choque no puede descartarse por completo, pero la evidencia parece apuntar a una segunda explicación más probable: la Nebulosa del Viento Estelar.

Los púlsares son un tipo de estrella de neutrones energética que gira rápidamente, y la radiación destella hacia afuera como un faro mientras gira. Los púlsares a veces pueden crear vientos de alta velocidad que soplan hacia afuera y crean nebulosas, en forma de partículas cargadas y campos magnéticos. Esto es lo que los investigadores creen que ven.

Los datos de Chandra y NuSTAR respaldan el descubrimiento de ALMA del año pasado. En algún lugar dentro de la Supernova 1987A hay un púlsar joven. Puede pasar una década o más antes de que el núcleo de la supernova desaparezca lo suficiente como para observar directamente un púlsar, pero por primera vez en 30 años, los astrónomos pueden estar bastante seguros de su existencia.

Supernova 1987A, vista por NuSTAR y Chandra. Crédito: Chandra (rayos X): NASA / CXC / Univ. Palermo / E. Griego; Ilustración: Observatorio Astronómico INAF-Palermo / Salvatore Orlando; Nostar (rayos X): NASA / JPL-CalTech

El descubrimiento es emocionante. “Ser capaz de observar básicamente una estrella púlsar desde su nacimiento sería algo sin precedentes”. Salvatore Orlando dijoUno de los investigadores involucrados en el descubrimiento. “Podría ser una oportunidad única en la vida para estudiar la evolución de un pequeño púlsar”.

READ  Estos escarabajos australianos son tan raros que llevan el nombre del legendario Pokémon

Entonces, con un rompecabezas de 30 años resuelto y mucha ciencia nueva por hacer en los próximos años y décadas, Supernova 1987A promete mantener nuestra atención. Después de todo, es la supernova más cercana y brillante que jamás veremos.

A menos que la Betelgeuse explote …

(Es poco probable que Betelgeuse explote pronto)

Aprende más:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *