En México, una antigua cueva maya revela misteriosas huellas dibujadas a mano

Decenas de huellas de manos negras y rojas cubren las paredes de una cueva en México, que se cree que están vinculadas a los rituales de la mayoría de edad en la antigua civilización maya, según el arqueólogo que exploró y estudió la cueva subterránea.

Las 137 impresiones, la mayoría de las cuales fueron hechas por niños, tienen más de 1200 años, lo que dataría cerca del final del apogeo de los antiguos mayas clásicos, cuando las principales ciudades del actual sur de México y América Central florecieron en medio de la gran humanidad. logros en matemáticas y arte.

La cueva está ubicada cerca del extremo norte de la península de Yucatán en México, donde aún se encuentran las imponentes pirámides de centros urbanos como Uxmal y Chichén Itzá, y está ubicada a 33 pies (10 metros) debajo del gran árbol sepa, que los mayas consideran sagrado.

El arqueólogo Sergio Grosjian sostiene que las huellas de las manos probablemente fueron hechas por niños cuando entraron en la pubertad, debido al análisis de su tamaño, ya que los colores proporcionan evidencia de su significado.

Dijo: “Ellos imprimieron sus manos en las paredes en color negro … que simboliza la muerte, pero esto no significa que serán asesinados, más bien significa la muerte desde una perspectiva ritual”.

“Entonces estos niños escribieron sus manos en rojo, refiriéndose a la guerra o la vida”, agregó.

Huellas de manos, supuestamente de 1.200 años de antigüedad, vistas en las paredes de una cueva, en Mérida, México, abril de 2021. (a través de REUTERS)

Otros artefactos mayas encontrados en la cueva incluyen una cara tallada y seis tallas pintadas, que datan del 800-1000 d.C., una época en la que una sequía severa azotó el área y puede haber contribuido a la repentina deserción de las principales ciudades por parte de los mayas clásicos.

READ  El sector de la hostelería en la Costa Blanca española requiere un horario de trabajo ampliado

Si bien los primeros asentamientos mayas datan de hace casi 4.000 años, todavía había grandes centros cuando llegaron los conquistadores españoles a principios del siglo XVI.

Millones de mayas continúan viviendo en comunidades repartidas por los estados del sureste de México como Chiapas y Campeche, así como Guatemala y Belice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *