¿Qué repercusiones le esperan a Ecuador tras el allanamiento a la embajada de México?

Agentes de policía se encuentran afuera de la Embajada de México en Quito (Rodrigo Buendía)

El allanamiento de Ecuador a la embajada de México en Quito desató una tormenta de críticas internacionales y México prometió presentar una denuncia ante la Corte Internacional de Justicia.

La Agence France-Presse preguntó a los expertos sobre las consecuencias que esperan del incidente para el gobierno ecuatoriano.

¿Cuáles son las posibles ramificaciones legales y económicas?

México dijo que tiene la intención de llevar su caso contra Ecuador a la Corte Internacional de Justicia el lunes.

Según Esteban Nichols, director de estudios latinoamericanos de la Universidad Andina Simón Bolívar de Ecuador, “una de dos cosas” es posible desde la corte internacional.

Añadió que incluyen imponer una multa o retirar a Ecuador o sus votos de organismos multilaterales como la Organización de Estados Americanos.

Las fuerzas de seguridad en Quito irrumpieron en la embajada de México para arrestar al ex vicepresidente fugitivo Jorge Glas, quien se refugió en el interior para evitar el arresto por presuntos cargos de corrupción.

Nichols dijo que Ecuador «dirá que la embajada de México alberga a un prisionero común, no a alguien que está siendo perseguido políticamente. El derecho internacional no permite que un criminal común busque refugio en una embajada».

Sin embargo, añadió que «el tribunal seguramente fallará en contra de Ecuador porque una invasión de una embajada es – al menos según el derecho internacional – una invasión de otro país».

El asalto a la embajada ya ha tenido repercusiones económicas: México dijo que sus negociaciones con Ecuador sobre un acuerdo de libre comercio, una condición para unirse al bloque comercial de la Alianza del Pacífico, han sido suspendidas.

READ  Las regiones de España conocen los números de vacunación para las próximas cinco semanas

¿Cuáles son las ramificaciones diplomáticas?

Han llegado duras reprimendas de gobiernos regionales de todo el espectro político, incluidos Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Perú y Venezuela, así como de otros países.

Bolivia retiró a su embajador de Quito.

Nicaragua fue más allá y rompió relaciones diplomáticas con Ecuador, siguiendo el ejemplo de México, que retiró su personal diplomático.

«Cortar lazos con México no es un castigo menor. Es un país que tiene un gran peso en la región», afirmó Michel Levy, profesor de estudios internacionales de la Universidad de los Andes Simón Bolívar.

El experto en derecho internacional agregó que “retirar a todo el personal diplomático sin abandonar ningún servicio consular es efectivamente una medida muy radical” por parte de México.

Roberto Beltrán, profesor de gestión de conflictos en la privada Universidad Técnica de Loja en Ecuador, calificó esta ruptura de “peligrosa” y advirtió que podría obstaculizar la cooperación en la lucha contra el narcotráfico.

¿Cuáles son las repercusiones internas?

A pesar de las críticas internacionales, el presidente ecuatoriano Daniel Noboa «se fortaleció» en el escenario político interno, según Levy.

Señaló que el autoproclamado político de centro izquierda, que cuenta con el apoyo de la derecha en el Congreso, describió la redada como parte de su “batalla contra la impunidad”.

Nichols dijo que Glass, a quien México le concedió asilo el viernes, es un «símbolo de corrupción en Ecuador».

El exvicepresidente salió de prisión en noviembre de 2022 después de cumplir una pena de prisión por corrupción en un amplio escándalo que involucra al gigante de la construcción brasileño Odebrecht.

READ  España quiere ver mayores inversiones en África

El año pasado, la exministra de Transporte ecuatoriana María de los Ángeles Duarte, condenada a ocho años de prisión por soborno, huyó a Venezuela después de más de un año viviendo en la embajada argentina en Quito.

Este incidente provocó una disputa diplomática entre el entonces presidente de Ecuador, Guillermo Laso, y Buenos Aires.

Beltrán dijo que Noboa, de 36 años, ahora se presenta como un «líder muy fuerte» de cara al referéndum del 21 de abril sobre medidas más duras contra el crimen.

gss/dr/do

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *