Pedro Sánchez: El primer ministro español dice al Parlamento que “nunca” habrá un referéndum de independencia en Cataluña | España

Una semana después de indultar a nueve líderes encarcelados en el intento de secesión unilateral de Cataluña en 2017, el primer ministro español, Pedro Sánchez, aseguró el miércoles al parlamento que “nunca” habrá un referéndum legal de independencia en la región.

No habrá referéndum sobre la autodeterminación. Ever el líder del Partido Socialista (PSOE) se comprometió con la oposición beligerante que pronto se dio cuenta de que una vez dijo que tampoco habría amnistía del gobierno.

Sánchez ha tratado de convencer a los legisladores de que su diálogo recientemente renovado con el gobierno separatista de Cataluña no conducirá a ningún acuerdo que se salga del marco de la Constitución española. Un referéndum en solo una parte del territorio español requeriría cambios legislativos apoyados por tres quintas partes de la Cámara de Diputados, o 210 de 350 escaños. El PSOE no lo apoyará. Sánchez dijo.

La declaración se produjo un día después de que el líder español se reuniera con el primer ministro catalán, Pere Aragón, para sentar las bases de lo que Sánchez espera sea un nuevo período de conversaciones regulares entre Madrid y Barcelona después de años de relaciones frías.

Gabriel Ruffian, portavoz de la Izquierda Republicana Catalana (ERC) dentro del Congreso español, hablando el miércoles. EUROPA PRESS / E. PARA. Prensa POOL / Europa Press

El 1 de octubre de 2017, el gobierno separatista de Cataluña celebró un referéndum prohibido en desafío a los tribunales y lo siguió con una declaración unilateral de independencia en el parlamento regional. El entonces primer ministro catalán, Carles Puigdemont, huyó de España para evitar ser procesado por estos hechos y desde entonces vive en Bélgica. Otros doce líderes fueron procesados ​​por el fallido intento de secesión, y nueve fueron condenados a entre nueve y 13 años de prisión en octubre de 2019. Otros tres han sido excluidos de cargos públicos y ya han cumplido sus condenas.

READ  Cambios en los límites de las pistas de enrutamiento en España antes del inicio del entrenamiento · RaceFans

En un debate parlamentario muy esperado, Sánchez defendió el miércoles la última decisión de su gobierno de liberar a estos líderes, invocando el mismo “espíritu de compromiso” que facilitó la transición de España a la democracia a fines de la década de 1970 después de décadas de dictadura bajo Francisco Franco.

Dijo que la decisión de clemencia tenía como objetivo abrir un nuevo período y restablecer las tensas relaciones entre Madrid y Barcelona. Es hora de entrar en política y dejar atrás estos años estériles y dolorosos. “Lo que no podemos hacer es trasladar nuestra responsabilidad política a los tribunales”, dijo Sánchez, quien fue criticado a fines de mayo por usar la palabra “represalia” en relación con el fallo de la Corte Suprema. El miércoles, el primer ministro reiteró que su gobierno nunca había cuestionado la decisión de la corte.

Los legisladores separatistas catalanes se mostraron profundamente escépticos ante el discurso de Sánchez. Gabriel Ruffian de ERC, cuyo líder era Oriol Junqueras, viceprimer ministro de Cataluña durante la campaña de secesión y que fue puesto en libertad la semana pasada, dijo que la amnistía era un primer paso “no simple” para mejorar el clima político. Pero indicó que habrá un referéndum sobre la independencia en algún momento: “Danos tiempo”. La portavoz de Juntos por Cataluña (Junts), Miriam Nogueras, calificó todo el discurso de Sánchez de “farsa”.

La polémica adquirió un carácter histórico cuando Pablo Casado, líder del principal opositor Partido Popular, subió al podio con corbata negra en señal de duelo y comenzó su discurso con la famosa frase:España me duele(España me duele), fue escrito por primera vez por el autor e investigador Miguel de Unamuno en 1923.

READ  Aumento significativo del número de niños migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos

En un discurso de 20 minutos lleno de referencias a Sánchez como el hombre que se vendió a los separatistas para asegurar su apoyo al gobierno minoritario, Casado solicitó elecciones anticipadas e hizo una controvertida comparación entre la situación actual y la civil española de 1936-1939. La guerra, que dijo enfrentó a “los que quieren democracia sin ley contra los que quieren ley sin democracia”.

Si bien Casado no presentó ningún plan B para Cataluña, el líder del partido de extrema derecha Vox, Santiago Abascal, presentó una lista de pasos que su partido tomaría para lidiar con los separatistas en la región nororiental. Entre ellas figuran la proscripción de todos los partidos independentistas, el cierre de la emisora ​​de televisión pública TV3 de la región, el fin del “apartheid lingüístico” y la “suspensión del autogobierno mientras se requiera el orden constitucional”.

Inés Arimadas, líder del centro-derecha Ciudadanos, dijo que el indulto del gobierno marcó un “punto de inflexión” en la relación de su partido con el PSOE, y que ahora favorece un voto de censura a Sánchez.

Versión inglesa por Susanna Ora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *