Miles de solicitudes sefardíes de ciudadanía española rechazadas tras advertencia de fraude | España

Un hombre hace cola en la Ciudad de México para solicitar la ciudadanía española antes de la fecha límite del 30 de septiembre de 2019.Mario Guzman / EFE

Fue el informe policial enviado al Ministerio de Justicia español a finales de 2018 el que hizo sonar las alarmas. El documento advirtió de la existencia de una organización criminal y posible fraude en relación con la cesión de la ciudadanía española a descendientes de judíos sefardíes.

En 2015, España aprobó la Ley de Orígenes Sefardíes, que otorga la ciudadanía española a los descendientes de judíos expulsados ​​por la reina Isabel y el rey Fernando en 1492, sin exigirles que renuncien a sus otros pasaportes. La ley, impulsada por el entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardon, del conservador Partido Popular, pareció ofrecer una «reparación histórica» ​​para los judíos sefardíes, cuyos descendientes están esparcidos por todo el mundo.

En 2021 se aprobaron 15.274 solicitudes, pero se rechazaron 3.019

Para obtener un pasaporte español, el solicitante debe acreditar su origen sefardí junto con un certificado de la comunidad judía sefardí de su país de nacimiento o residencia y una confirmación de su asociación con España. Por ley, la compilación y verificación de documentos es responsabilidad de los notarios, mientras que el Departamento de Justicia es responsable de revisar la solicitud final, realizar una verificación de antecedentes penales y aprobar la solicitud.

Pero una alerta policial en 2018, que provenía de una embajada de España en un país latinoamericano, cambió la forma en que se revisaban estas solicitudes: los funcionarios públicos comenzaron a estudiar cada solicitud bajo un microscopio y una gran cantidad fueron rechazadas después de descubrir que sí. No cumple con los requisitos legales. En 2021, se aprobaron 15.274 solicitudes, pero se rechazaron 3.019.

READ  Nueva versión de Harlan Coben de España en Netflix

La ola de negaciones ha provocado críticas de algunas comunidades judías sefardíes y de un puñado de abogados que acusan al gobierno español, liderado por una alianza entre el Partido Socialista (PSOE) y su socio menor Unidas Podemos, de antisemitismo.

Hasta la alerta policial, quienes buscaban la ciudadanía española como descendientes de judíos sefardíes tenían pocos problemas. A partir de 2020, se aprobaron 20,908 solicitudes y solo una se rechazó, según datos del Departamento de Justicia.

Pero fuentes del Ministerio de Justicia admitieron que luego de emitida la advertencia, miles de personas habían postulado sin cumplir con todos los requisitos. En algunos casos, el solicitante presentó un certificado de origen de una comunidad judía sefardí en un país con el que no tiene vínculos, es decir, no su lugar de nacimiento o residencia. En otros casos, emiten su solicitud por poder en lugar de la persona, como exige la ley. Las solicitudes habían pasado el filtrado inicial de notarios públicos y el Ministerio de Justicia responsable de otorgar la ciudadanía, que crónicamente carece de personal con más de 30 empleados, terminó siendo aprobado para pasaportes después de solo verificar los antecedentes penales del solicitante.

Reconociendo la posibilidad de mejorar el proceso, se decidió, según las mismas fuentes del Ministerio de Justicia, priorizar la aprobación de solicitudes fuertes y marginar las que estaban en duda. También se envió un aviso a los notarios públicos en octubre de 2020 advirtiéndoles de los problemas descubiertos en los certificados notariales y pidiéndoles que extremen las precauciones al aceptar documentos. Se asignaron cien trabajadores del sector público para tramitar estas y otras solicitudes de ciudadanía española, lo que permitió profundizar en cada caso. Como resultado de esta selección adicional, se rechazaron muchas solicitudes.

Creemos que el Ministerio de Justicia simplemente rechaza las solicitudes porque no quiere que los judíos sefardíes se conviertan en ciudadanos

Sarah Koblick, de la Federación Judía de Nuevo México

Una de las principales razones por las que estas solicitudes fueron rechazadas es que el solicitante presentó un certificado de origen sefardí de un país con el que no tenía conexión. Muchas de las solicitudes rechazadas, por ejemplo, incluían certificados de la Federación Judía de Nuevo México en los Estados Unidos, que afirmaba que había emitido 20.000 documentos de ese tipo a personas en América Latina.

READ  La hermosa casa de Leonora Carrington en la Ciudad de México se convertirá en un museo lleno de miles de sus pertenencias personales

De hecho, esta organización se encuentra entre los que se han pronunciado en contra de la enorme escala de negación, acusando al gobierno de antisemitismo. «Creemos que el Departamento de Justicia no está analizando los casos con cuidado y simplemente está rechazando solicitudes porque no quieren que los judíos sefardíes se conviertan en ciudadanos», dijo Sarah Koblick, directora del Programa de Orígenes Sefardíes de la Federación Judía de Nuevo México.

Abogados y notarios también acusaron al gobierno de introducir nuevos estándares y de cuestionar el trabajo de las comunidades judías sefardíes y los notarios. “Nos acusan de fraude, lo cual no es cierto”, dijo Luis Portero, abogado involucrado en las negociaciones de la Ley de Activos Sefardíes, quien rechazó 600 de las solicitudes de sus clientes. Según el Ministerio de Justicia, «los criterios no han cambiado y están contenidos en la ley».

La Federación Española de Comunidades Judías, que tiene la facultad de emitir certificados de origen sefardí a cualquier persona, sin importar dónde se encuentre, también rechazó las acusaciones de antisemitismo. «Las decisiones de las solicitudes no estaban condicionadas a decisiones políticas, como sugieren algunos, sino al cumplimiento de la ley», dijo un portavoz del sindicato. “Si las solicitudes no cumplen con los requisitos de la ley, no se presentan correctamente o contienen documentación incorrecta, naturalmente serán rechazadas”. El sindicato añade que la renuncia a la ciudadanía española no se basa en el dominio religioso, sino en el origen judío español, señalando que muchos no judíos han obtenido un pasaporte español.

Alberto de Lara Bandhan, un abogado que pasó años ayudando a los descendientes de judíos sefardíes a solicitar la ciudadanía española, cree que las acusaciones son infundadas, argumentando que más juicio fue demasiado tarde. “Confié en el criterio de un notario, que fue quien evaluó la elegibilidad de los documentos, y el ministerio los aprobó de manera flexible.

READ  Jeff Lowe, estrella de 'Tiger King', traslada zoológico a México

La fecha límite para que los nietos solicitaran la ciudadanía española era el 30 de septiembre de 2019, pero la pandemia de coronavirus les ha dado un pequeño margen de tiempo extra. En total, desde que se aprobó la ley, España ha recibido 63.873 solicitudes y aprobado 36.168 solicitudes, la mayoría entre 2020 y 2021. Otras 50.000 solicitudes cuyos documentos deben ser revisados ​​por un notario, ahora con especial cuidado, aún se están procesando.

Versión inglesa por Melissa Kitson.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.