Los talibanes establecieron el Ministerio de “Virtud” en el antiguo emplazamiento del Departamento de Asuntos de la Mujer

Los nuevos gobernantes talibanes afganos establecieron un ministerio para “promover la virtud y prevenir el vicio” en el edificio que alguna vez albergó el Ministerio de Asuntos de la Mujer, y escoltaron al personal del Banco Mundial el sábado como parte del movimiento forzoso.

Es la última señal preocupante de que los talibanes están restringiendo los derechos de las mujeres mientras se instalan en el gobierno, solo un mes después de que invadieron la capital, Kabul. Los talibanes privaron a las niñas y mujeres del derecho a la educación y les impidieron la vida pública en su primer período de gobierno en la década de 1990.

Por separado, testigos presenciales dijeron que tres explosiones tuvieron como objetivo vehículos talibanes en Jalalabad, la capital de la provincia oriental, el sábado, matando a tres personas e hiriendo a otras 20. Nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad del ataque, pero los militantes del Estado Islámico, que tienen su base en la zona, son enemigos de los talibanes.

Los talibanes se enfrentan a importantes problemas económicos y de seguridad mientras intentan gobernar, y el creciente desafío de los combatientes del Estado Islámico agotará aún más sus recursos.

En Kabul, se izó una nueva pancarta frente al Ministerio de Asuntos de la Mujer anunciando que ahora era el “Ministerio de Defensa, Orientación y Llamado para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio”.

Un hombre pasa junto a una puerta de entrada con una pancarta para el ministerio recién instalado en Kabul el viernes. Un ministerio similar establecido durante el gobierno de los talibanes en Afganistán hace dos décadas prometió promover la virtud y luchar contra el vicio e hizo cumplir un dogma religioso estricto. (Hushang Hashmi / AFP / Getty Images)

El miembro del programa Sharif Akhtar, quien se encontraba entre los despedidos, dijo que el personal del Programa de Empoderamiento Económico y Desarrollo Rural de la Mujer de $ 100 millones del Banco Mundial, que estaba fuera del alcance del Ministerio de Asuntos de la Mujer, fue escoltado desde el lugar el domingo. Sábado.

Mabuba Suraj, presidenta de la Red de Mujeres Afganas, dijo que estaba sorprendida por la ola de órdenes emitidas por el gobierno dirigido por los talibanes que restringen a las mujeres y las niñas.

Las niñas están excluidas de la publicidad escolar.

Mientras tanto, el Ministerio de Educación dirigido por los talibanes pidió a los niños de séptimo a duodécimo grado que regresaran a la escuela el sábado con sus maestros, pero no se mencionó que las niñas de esos grados regresaran a la escuela. Anteriormente, el ministro de educación superior de los talibanes dijo que las niñas tendrían igual acceso a la educación, aunque en entornos separados por género.

“Se está volviendo realmente molesto … ¿Es este el escenario donde las chicas serán olvidadas?” Dijo Suraj. “Sé que no creen en dar explicaciones, pero las explicaciones son muy importantes”.

Suraj especuló que las declaraciones contradictorias podrían reflejar divisiones dentro de los talibanes en su búsqueda por consolidar su poder, con los más pragmáticos dentro del movimiento perdiendo frente a los de línea dura entre ellos, al menos por el momento.

Mira | Las juezas en Afganistán temen y cuestionan la promesa de los talibanes de proteger los derechos de las mujeres:

Las juezas en Afganistán temen y cuestionan la promesa de los talibanes de proteger los derechos de las mujeres

Dos de las 270 juezas de Afganistán dicen que el miedo a las represalias las ha hecho quemar sus antecedentes profesionales y cuestionar el compromiso de los talibanes con la protección de los derechos de las mujeres. 2:03

Las declaraciones de los líderes talibanes a menudo reflejan el deseo de comprometerse con el mundo, abrir espacios públicos para mujeres y niñas y proteger a las minorías en Afganistán. Pero las órdenes a su base sobre el terreno son contradictorias. En cambio, se implementaron restricciones, particularmente en las mujeres.

Suraj, una estadounidense afgana que regresó a Afganistán en 2003 para promover los derechos y la educación de las mujeres, dijo que muchas de sus compañeras activistas han abandonado el país.

Sin conversaciones con activistas

Dijo que se quedó para tratar de acercarse a los talibanes y encontrar un compromiso, pero hasta ahora no ha podido lograr que los líderes talibanes se reúnan con activistas que se han quedado en el país para hablar con las mujeres sobre el camino a seguir. .

“Tenemos que hablar. Tenemos que encontrar un término medio”, dijo.

Un funcionario del aeropuerto dijo que un vuelo internacional perteneciente a Pakistan National Airlines partió el sábado desde el aeropuerto de Kabul con 322 pasajeros a bordo, y un vuelo perteneciente a la iraní Mahan Air con 187 pasajeros a bordo.

Miembros de los talibanes inspeccionan un sitio cerca del lugar de una explosión en Jalalabad el sábado. (STR / AFP / Getty Images)

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con los medios, dijo que los dos vuelos partieron el sábado por la mañana. Las identidades y nacionalidades de los que iban a bordo no se conocieron de inmediato.

Los vuelos internacionales fueron los últimos en salir de Kabul la semana pasada, ya que los equipos técnicos de Qatar y Turquía trabajaron para actualizar el aeropuerto al nivel de aviones comerciales internacionales.

Un avión de Qatar Airways transportó el viernes a más estadounidenses desde Afganistán, según el enviado de paz de Washington, el tercer puente aéreo de este tipo para Middle East Airlines desde que los talibanes tomaron el poder y la frenética retirada de las fuerzas estadounidenses del país.

READ  Fuerte terremoto golpea Tokio, hiriendo al menos a 30 personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *