Historias de un periodista inmigrante

Lo llamaron “el periodista”. Cuando vi a Joel Ronde por primera vezde Sentado en un rincón tranquilo del centro de detención “Siglo XXI” en Tapachula, Chiapas, reflexionó. No parecía que valiera la pena preguntar qué tenía en mente: salir era la prioridad de todos.

El venezolano de 32 años no parecía el típico refugiado. Llevaba una camiseta y gafas y tenía montones de documentos consigo. Entre ellos se encuentran las leyes mexicanas y las leyes de derechos humanos. El ideal era difícil de ignorar: todos estábamos presos sin ningún proceso legal, pero su fe era inquebrantable.

Ha estado atrapado durante 27 días y se le ha acabado la paciencia. La última vez que lo vi en el “Siglo XXI” fue a través de la ventanita de la puerta metálica que nos encerraba. Estaba del otro lado, los agentes de policía lo tiraron al suelo.

Estos esfuerzos de resistencia lo llevaron a una celda de aislamiento. Sin embargo, al día siguiente se difundió la noticia de su liberación.

Conocí a Joel en el pollo frito Pollo Campero en Tapachula a finales de octubre. Me habló de la carretera de 10.000 km que habían tomado él y su esposa.

“Me fui por la situación política y fui presionado por el gobierno. Dictadura”. Joel se desempeñaba como periodista radial en Bolivar FM, 104.5, en Maracaibo hasta 2017, cuando abandonó el país. Su programa de radio ha sido cada vez más criticado. Nicolás Régimen de Maduro, y comenzó a presentar cargos legales públicos a través de una llamada telefónica en el aire.

Los investigadores federales disputaron este informe. No hubo indicios sutiles de que el locutor debería mantener un perfil bajo, acompañado de demandas de sobornos en dólares. “Nos trajo problemas”, dijo de manera discreta.

“Salí de Venezuela y me fui a Perú. Empecé a reportar lo mismo, directamente, desde mi celular… estaba cubriendo el referéndum [opposition politician Juan] guidOh En 2017. Eso me trajo más problemas en Perú. Son criminales. Sacaron tu número … te amenazaron … Me escribieron por WhatsApp: “Sabemos que estás en Perú. Tienes familia aquí en Venezuela. Toda mi familia tuvo que huir”.

Shelly fue su próximo intento de libertad. Después de montar una empresa de reparación de teléfonos móviles en Santiago de Chile, las cosas salieron bien. Entonces, un día llegó un visitante no deseado. “Sabemos que te escapaste de Perú, sabemos que te escapaste de Venezuela. No te queremos aquí. Deja este trabajo”, le dijeron a Joel.

De regreso en Polo Cambero, los trozos de pollo frito estaban desapareciendo cuando Joel llegó para ver un video en su teléfono. Las imágenes de CCTV mostraban un estacionamiento y una persona delgada en una motocicleta. Un automóvil se acercó por detrás, chocó con la motocicleta, golpeó deliberadamente la rueda delantera y echó al pasajero a patadas.

Alguien estaba detrás de Joel. Claramente, Chile tampoco estaba a salvo.

Rondón con el documento venezolano que acredita que es defensor de derechos humanos.

“Desde Chile, tuve que cruzar Bolivia, y volver a Perú, Ecuador, Colombia y la selva”, dijo, señalando mi casa.eso esn Gap, la inhóspita tierra de nadie que separa a Colombia de Centroamérica.

Vi 11 cuerpos [in Darién]. Es como entrar en una dimensión diferente “.

Después de Journey to Hell, la pareja llegó a Panamá, atrapada en algunas políticas fronterizas poco ortodoxas: se les dio $ 40 para dirigirse al norte hasta la frontera con Costa Rica. Un oficial fronterizo le dijo a una multitud de inmigrantes que estaba a punto de dar la espalda, el resto de sus poderes.

No hubo arresto en Costa Rica. Cruzaron Nicaragua sin obstáculos: los titulares de pasaportes venezolanos tenían libre paso debido al consenso político entre los dos gobiernos.

En Honduras, eso ha cambiado drásticamente. Se exigieron sobornos en todos los controles policiales. Guatemala era más cara, dijo Joel: “Paran tu taxi y te cobran 50 dólares por carro”.

La pareja cruzó a México en julio. Tuvieron una reunión con la agencia de refugiados COMAR el 6 de septiembre. Fue cancelado por la agencia. Al día siguiente decidieron dirigirse al norte hacia Tuxtla. Gutiérrez, la capital del estado, y fueron detenidos.

“El funcionario de inmigración dijo que me quedaría allí por dos días”, dijo sobre el centro de detención similar a una prisión al que fue enviado. Allí, la instalación se llenó de migrantes durmiendo en condiciones miserables en el suelo. La atención médica y las llamadas telefónicas eran difíciles de conseguir; La información legal y la representación eran inaccesibles.

“Llegué de noche y por la mañana estaba organizando una protesta”, explicó con orgullo, antes de dar su testimonio como defensor de derechos humanos en Venezuela. “Están violando los derechos humanos”, dijo con convicción.

Las protestas continuaron y funcionaron. Mantuvo reuniones privadas con el director del centro, que no están disponibles para otros internos.

Sin embargo, no parece acelerar el proceso. Pasaron días y semanas, y Joel se encontró perdiendo el tiempo. Al final, desde ese solitario calabozo, lo llamaron por su nombre y volvió a saborear la libertad.

Ahora, libre de celdas, malas comidas y funcionarios abusivos, él y su esposa sienten algo de afecto por México. que ellos Espero que encuentren el camino hacia un lugar donde se puedan proteger sus derechos y se puedan ganar dólares.

READ  Turista holandés muere tras tragarse las llaves del coche en España - Guardian Life - The Guardian Nigeria News - Nigeria and world news

Solo queda una última frontera, antes del asilo en Estados Unidos

Noticias diarias de México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *