Hilos de aguja en Marte

El rover de la NASA capturó esta imagen de la roca marciana apodada “Rochet” el 27 de agosto de 2021, poco después de que raspara un parche circular conocido como “Belegarde”. Crédito: NASA / JPL-Caltech

Durante la conjunción solar, los equipos de ciencia e ingeniería del proyecto tuvieron tiempo de absorber los datos de la perseverancia recopilada desde que la nave aterrizó en el cráter Jezero. Mientras nos alejamos de la rutina habitual de operar el rover y su impresionante kit, tuvimos la oportunidad de reflexionar sobre lo que el rover y su equipo habían logrado.

Perseverance y su equipo han recorrido un largo camino durante los últimos ocho meses de trabajo en la superficie. Marte. Al principio de la misión, el equipo dedicó mucho tiempo y esfuerzo a la planificación de actividades por primera vez: primer impulso, primer uso de instrumentos científicos y primera muestra, por nombrar algunos. Estas actividades y los esfuerzos de desarrollo para habilitarlas fueron desalentadores al principio, ya que son muy complejas y requieren múltiples sistemas a bordo para colaborar. Ahora, es parte de la rutina normal de la misión para la nave recolectar muestras de rocas y realizar ciencia de proximidad utilizando los instrumentos montados en la torreta al final del brazo robótico / manipulador.

Parche de corrosión Bellegarde en Rochette

Se tomó una foto de la ‘Rochette’ después de que se raspara el objetivo de ‘Bellegarde’. Crédito: NASA / JPL-Caltech

El brazo robótico y la torreta forman una plataforma altamente estable y confiable que debe soportar todos los instrumentos de percusión y raspado mientras simultáneamente soporta los dos instrumentos de proximidad, PIXL y SHERLOC. Descubrir cómo instalar todos estos sistemas en la misma plataforma fue difícil, pero con un diseño mecánico inteligente, fue posible crear una única plataforma común.

READ  Un astrónomo aficionado captura una roca espacial en Júpiter

Desde esta plataforma, el instrumento PIXL realiza sus observaciones científicas mediante rayos X. PIXL emite un haz de rayos X enfocado de aproximadamente 120 micrómetros de diámetro (¡tan delgado como una sola hebra de cabello humano!) Y recopila un mapa escaneado del tamaño de una huella dactilar de las mediciones. Para que PIXL logre esto, verifica y ajusta constantemente la distancia entre el instrumento y la roca objetivo para mantener el enfoque óptimo del haz de rayos X. Este proceso es muy similar a la costura con aguja: requiere una gran precisión y se realiza sin descanso varios miles de veces por escaneo. Escrito por David Pedersen, investigador asociado, Instrumento PIXL de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *