España cambia de postura y apoya el dominio marroquí del Sáhara Occidental | Noticias, deportes, trabajos

ARCHIVO – Un hombre saharaui camina en el patio de una escuela cerrada en Bir Lahlou, Sáhara Occidental, el miércoles 13 de octubre de 2021. El palacio real marroquí dijo que el primer ministro español informó al rey marroquí sobre una propuesta para establecer la autonomía del Sáhara Occidental. Bajo el gobierno de Rabat, es la iniciativa «más seria, realista y creíble» para resolver un conflicto de décadas en la vasta región. El viernes 18 de marzo de 2021, dice el palacio, en una carta al Rey Mohammed VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconoció “la importancia de la cuestión del Sáhara para Marruecos” y que “España considera la iniciativa de autonomía presentada por Marruecos en 2007, como la base, la más seria, realista y creíble para la solución del conflicto”. (Foto AP/Bernat Armangue, archivo)

Madrid (AFP) – España anunció el viernes una «nueva fase» en sus tensas relaciones con Marruecos después de que el primer ministro español escribiera al monarca marroquí, coincidiendo en que el trabajo del Sáhara Occidental de forma independiente bajo el gobierno de Rabat era el «más serio, realista y creíble». iniciativa para resolver el conflicto de décadas sobre las vastas tierras africanas.

Esta fue una desviación masiva de la posición anterior de España de considerar el control de Marruecos sobre el Sáhara Occidental como una ocupación. El cambio se produjo después de meses de relaciones diplomáticas heladas y condujo al anuncio de una serie de visitas de funcionarios españoles a su vecino del sur.

También condujo a la apertura de diferencias dentro de la coalición gobernante de izquierda a centro en España.

READ  Jonathan Gómez en la convocatoria de México para el amistoso de Guatemala

Las Naciones Unidas siguieron considerando a Madrid como la potencia administrativa colonial del Sáhara Occidental, incluso después de su anexión por parte de Marruecos inmediatamente después de que España renunciara a su provincia africana en 1975. A lo largo de los años, la posición oficial del gobierno español, junto con la de la Unión Europea , ha apoyado el referéndum auspiciado por Naciones Unidas para dirimir la descolonización del Territorio.

Pero según un comunicado emitido por el Palacio Real de Marruecos el viernes, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en una carta enviada al rey Mohamed VI, reconoció la «importancia de la cuestión del Sáhara para Marruecos».

Y el palacio real citó a Sánchez diciendo que «España considera la iniciativa de autonomía presentada por Marruecos en 2007 la base, la solución más seria, realista y creíble al conflicto».

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel París, confirmó el anuncio marroquí.

«Hoy comenzamos una nueva etapa en nuestras relaciones con Marruecos y finalmente cerramos una crisis con un socio estratégico», dijo a los periodistas. Agregó que el nuevo capítulo “se basa en el respeto mutuo, el cumplimiento de los acuerdos, la ausencia de medidas unilaterales, la transparencia y la comunicación permanente”.

Las relaciones entre España y Marruecos cayeron a un mínimo histórico el año pasado después de que España acogiera en secreto al líder del Frente Polisario para recibir tratamiento médico, lo que llevó a muchos saharauis a anhelar la independencia.

Pero cuando los medios del gobierno marroquí revelaron la presencia de Brahim Ghali en España, Rabat permitió que 10.000 personas cruzaran la frontera hacia Ceuta, una ciudad española en la costa norteafricana. Esto condujo a una crisis humanitaria sin precedentes. Marruecos también llamó a su embajadora en Madrid y no la devolvió.

READ  Terremoto de la Ciudad de México en 1985

Abdullah Arabi, que representa al Frente Polisario en España, dijo que Sánchez está «sujeto a presiones y chantajes» por parte de Marruecos al pagar «honorarios» para reparar las dañadas relaciones políticas y diplomáticas. Dijo que la autonomía del Sáhara Occidental bajo Marruecos es solo una de las muchas opciones que deben votarse en un referéndum.

«La solución debe basarse en la elección que votó el pueblo saharaui», dijo Arabi.

Se cree que unos 176.000 saharauis viven en cinco campos de refugiados en suelo argelino, al este del Sáhara Occidental, en un desierto sofocante que muchos consideran tierra de nadie. Dependen de la ayuda humanitaria y los bienes de las agencias de ayuda internacional, bajo el gobierno del Frente Polisario, que preside una república saharaui en el exilio.

A fines de 2020, su frustración por más de tres décadas en el limbo llevó al final de un alto el fuego y nuevas hostilidades entre las fuerzas del Polisario y el ejército marroquí.

Marruecos rompió con el acuerdo de celebrar un referéndum para el Sáhara Occidental cuando presentó su propuesta de 2007 para una mayor autonomía bajo su soberanía. Usando su influencia para desviar el extremismo en el norte de África y controlar el flujo de inmigrantes africanos hacia la Unión Europea, Rabat ha registrado un apoyo creciente a su propuesta. Primero, fue apoyado por Francia, luego, a fines de 2019, por Estados Unidos bajo el expresidente Donald Trump y, más recientemente, por Alemania.

El Sáhara Occidental se encuentra sobre vastos depósitos de fosfatos y enfrenta ricos caladeros de pesca en el Océano Atlántico. Miles de saharauis viven en áreas bajo control marroquí, donde las autoridades mantienen un estricto control sobre la disidencia, según grupos de derechos humanos.

READ  Japón vs México: internacional en vivo, canal de televisión, cómo mirar en línea, noticias, perspectivas

Un Marruecos más asertivo ha enfurecido a su rival regional, Argelia, partidario desde hace mucho tiempo del Frente Polisario que rompió relaciones diplomáticas con Rabat a fines del año pasado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Marruecos dijo que el ministro de Relaciones Exteriores de España, Alparis, había recibido una invitación para celebrar reuniones en Rabat a fines de este mes y que los funcionarios planeaban visitar al propio Sánchez.

En su comunicado, el Gobierno español acogió con satisfacción los llamamientos y dijo que quería afrontar «desafíos comunes» con Rabat, «en particular la cooperación en la gestión de los flujos migratorios en el Mediterráneo y el Atlántico».

Según el palacio real marroquí, Sánchez escribió en su carta al rey que el objetivo de España es «actuar con absoluta transparencia en consonancia con un gran amigo y aliado».

Sánchez, el líder de los socialistas españoles, encabezaba una alianza inestable con el partido de extrema izquierda Unidas Podemos, y las dos partes a menudo oponían sus puntos de vista sobre el feminismo, el gasto social y la política exterior.

Poco después del anuncio de Marruecos, la viceprimera ministra Yolanda Díaz, líder del socio menor, tuiteó que estaba comprometida con «defender al pueblo saharaui y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU».

Díaz añadió que «cualquier solución al conflicto debe pasar por el diálogo y el respeto a la voluntad democrática del pueblo saharaui».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.