Elecciones 2024: Biden y Trump ahora están en pie de igualdad

Washington-

En una semana, el presunto candidato presidencial republicano, Donald Trump, aceptará formalmente la nominación de su partido y se convertirá en el abanderado del Partido Republicano en noviembre.

Antes del desastroso desempeño del presidente Joe Biden en el debate, fue el propio Trump, recién salido de una condena penal histórica, quien hizo que muchos en los medios y observadores políticos se preguntaran si un veredicto de culpabilidad arruinaría sus posibilidades y las de su partido este otoño.

Pero el fallo de la Corte Suprema que concedió inmunidad al presidente en ejercicio, junto con su fracaso en el debate, hizo que las posibilidades de su rival republicano aumentaran significativamente. Mientras tanto, la popularidad del Comandante en Jefe está disminuyendo y el partido está dividido a medida que aumentan los llamados para que el presidente abandone la carrera.

Cuando faltan menos de 120 días para que los votantes acudan a las urnas, Biden se encuentra atrapado en una situación política incómoda; La misma situación en la que Trump se ha encontrado muchas veces antes. Ahora, por primera vez, los dos candidatos están en pie de igualdad política mientras cada uno enfrenta una crisis de confianza de los votantes.

Si un día en la política presidencial es toda una vida, entonces la decepcionante actuación de 90 minutos de Biden en el escenario del debate en Atlanta se convirtió en la sentencia de muerte. El terrible desempeño de Biden ha aterrorizado a los círculos demócratas y ha cambiado por completo el curso de esta carrera.

Ahora, por primera vez en este ciclo electoral, Trump ya no es la estrella del espectáculo, sino que ha sido reemplazado en el liderazgo por la débil capacidad cognitiva de Biden. Como resultado de las preocupaciones sobre la edad y la salud del presidente, los demócratas pidieron públicamente su destitución inmediata como candidato del partido. Aunque sólo un pequeño grupo de legisladores y candidatos en el Congreso presionó públicamente por el cambio, las pequeñas pero poderosas voces sacudieron el tono y el tenor de la carrera, llevando a la campaña de Biden y a toda la infraestructura demócrata a un frenesí.

READ  Francia honra al veterano de 100 años de la Columbia Británica con la Legión de Honor

Ahora los candidatos temen que un presidente Biden débil socave sus posibilidades de mantener el control del Senado y recuperar la Cámara en noviembre. Donde antes odiaba las actuaciones públicas y el contacto con los medios, ahora se comunica con la prensa e incluso participa en esfuerzos informales de divulgación para calmar a un público exhausto y a un partido exhausto. Después de ver a Trump manejar una serie de tormentas que afectaron su candidatura, Joe Biden ahora está en el banquillo.

Para ser claros, la avanzada edad de Biden ha sido su talón de Aquiles desde que fue declarado ganador en noviembre de 2020. Además, al evitar constantemente la letra de la presidencia y mostrar un extraño desdén por asumir la apariencia exterior de hacer el trabajo, Biden ha erigió barreras que lo aíslan de los votantes.

Estas mismas barreras también crearon distancia entre los votantes y las muchas victorias legislativas obtenidas con tanto esfuerzo por el presidente. Aún más agotadora y debilitante es la larga ausencia de la atención pública, que ha hecho imposible que la Casa Blanca de Biden transmita eficazmente el mensaje de éxito al pueblo estadounidense.

Como resultado, los índices de aprobación de Biden han caído a niveles alarmantemente bajos. Sin embargo, la Casa Blanca mantuvo el rumbo, concentrada en lograr una victoria tras otra, incluso cuando millones de estadounidenses seguían perplejos, o peor aún, confundidos acerca de estos logros.

Ahora, podría estar gestando una crisis muy real que podría destruir las esperanzas del presidente de un segundo mandato y amenazar las posibilidades de inmortalidad electoral de Biden. Al igual que su oponente político, Biden ahora está librando batallas en múltiples frentes y no está claro si, a sus 81 años, tiene la resistencia, la claridad y la perspicacia necesarias para montar una defensa viable.

READ  Testigos presenciales: la policía australiana controla la capital de las Islas Salomón

La alguna vez fuerte base de donantes ahora cuestiona su inversión en la campaña; Los legisladores y candidatos en el Congreso están presionando activamente para lograr cambios; Y la prensa despiadada que define la narrativa en lugar de publicarla. Estos son los muchos desafíos que rápidamente se acercan a las ambiciones de reelección de toda la vida de un político.

Sus partidarios esperan a que el ex candidato presidencial republicano Donald Trump hable en un mitin de campaña en Trump National Doral Miami el 9 de julio de 2024, en Doral, Florida. (Rebecca Blackwell/Foto AP)

Pero a diferencia de Trump, que disfruta de las batallas y, incluso a sus 78 años, todavía muestra una tendencia a desviar y bloquear muchos ataques, Biden, encerrado dentro de la burbuja presidencial, aún tiene que mostrar la flexibilidad y agilidad necesarias para sortear con éxito los implacables golpes que le asestan. han penetrado en su círculo íntimo después del debate.

Desde el comienzo de la temporada de campaña, estos dos políticos de alto nivel no han compartido más que una ignorancia abrumadora de votantes frustrados que no están en absoluto interesados ​​en la revancha que están presenciando.

Pero ahora que el presidente se enfrenta a una guerra en múltiples frentes que tiene como objetivo su legado, sus posibilidades de reelección e incluso su carácter, ahora está en pie de igualdad con su principal oponente, para quien los tiroteos eran la norma hasta hace poco.

La situación es tan intensa que ni siquiera un récord estelar de tres años es suficiente para proteger al presidente Biden del furioso fuego político que lo está consumiendo. La confianza en la capacidad de Biden para liderar a corto y largo plazo es muy baja, y su siempre desdeñado y despedido compañero de fórmula es visto como un potencial salvador del partido y un legendario asesino de Trump.

READ  2 encontrados muertos mientras los incendios forestales de California se salen de control

El presidente estadounidense Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris se dan la mano después de ver los fuegos artificiales del 4 de julio desde el balcón de la Casa Blanca en Washington el 4 de julio de 2024. (Susan Walsh/Associated Press)

Pero si nada de eso sucede, el presidente Biden primero tendrá que eliminar las dudas restantes que lo persiguen antes de que pueda reunir los esfuerzos necesarios para salir de la situación de hundimiento en la que se encuentra ahora. Pregúntenle a Trump, él sabe qué es lo mejor. Ahora Biden sabe lo mismo.

Eric Hamm es un autor de best sellers y ex miembro del personal del Congreso de Estados Unidos. Se ha desempeñado como colaborador de TheHill.com y The Washington Diplomat. Reside en Washington, DC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *