De México a Milwaukee, un hombre lucha por la ciudadanía estadounidense

Milwaukee – Eduardo Barria creció en una comunidad agrícola rural en el estado de Zacatecas, México. Pero a la edad de quince años, habiendo terminado el noveno grado, sabía que su educación y sus opciones de vida serían limitadas a partir de ahí.

“Realmente no veía ningún futuro porque ni siquiera teníamos una granja, y no había forma de continuar mi educación. Así que no vi ningún futuro para mí. Si quería algo mejor para mi vida, lo sabía “, dijo Paria.

Así que decidió tomar un autobús desde su ciudad natal hasta la frontera con Estados Unidos y, finalmente, terminó en Milwaukee, donde ya estaba su hermano. Dijo que no sabía si podría regresar y si volvería a ver a sus padres. Tampoco calificó para una visa de trabajo y no tenía los medios para obtener una visa de turista, por lo que vino sin visa. Pero él, sin embargo, estaba seguro de que la emigración era la opción correcta.

TMJ4

“En el momento en que tomé la decisión de venir aquí y cuando llegué, consideré a Milwaukee mi hogar”, dijo.

No asistió a la escuela secundaria en Milwaukee porque quería ganar dinero para enviárselo a sus padres. Comenzó como lavaplatos y tomó lecciones de inglés en MATC cuando no estaba trabajando. Luego pasó a obtener un GED a través del programa MATC.

Baria, ahora de 47 años, ha vivido en el área de Milwaukee durante más de 30 años. Ahora trabaja en la construcción y remodelación de viviendas. También se casó y ahora es un orgulloso padre de cuatro.

Cuadro del cartel - 2021-09-20T184308.190.jpg

TMJ4

A medida que se estableció y construyó su vida en Milwaukee, comenzó a temer la deportación en cualquier momento. En Wisconsin, las personas indocumentadas no pueden obtener licencias de conducir, por lo que conducir al trabajo y regresar todos los días puede causar ansiedad.

READ  Virus corona en Argentina | Informaron 6.843 nuevos casos y 162 muertes en 24 horas.

A principios de la década de 2000, comenzó el proceso de solicitud de ciudadanía. Pero como no había estado registrado en los Estados Unidos durante más de un año, tuvo que regresar a México durante 10 años antes de poder obtener la ciudadanía. Con su familia en mente, no pasó por el proceso.

“Tenía dos hijos en ese momento, seis y siete, y no los voy a dejar atrás”, dijo Baria.

Así que se quedó en Milwaukee tratando de dejar atrás la incertidumbre de vivir como una persona indocumentada, trabajando para mantener a su familia y contribuyendo al país que ahora llama su hogar.

“Pago impuestos cuando compro un automóvil, y cuando compro una casa, pago impuestos sobre la propiedad, pago impuestos sobre la renta todos los años. Así que tengo las mismas responsabilidades y obligaciones que cualquier otro ciudadano. Tengo que obedecer la ley, tengo que respetar las leyes de tránsito y todo lo demás. Entonces tengo que obedecer la ley ”, dijo Paria. No tengo la misma oportunidad”.

Cuadro del cartel - 2021-09-20T184250.732.jpg

TMJ4

Pero se aseguró de que sus hijos tuvieran oportunidades que él no tenía. El más joven de ellos todavía está en la escuela y el mayor ahora se graduó de la universidad.

“Estoy muy orgulloso de ellos, y muy orgulloso de ellos”, dijo Baria emocionado. “Mi esposa y yo hicimos todo lo posible para darles una oportunidad a estos niños”.

Cuando su hija mayor cumplió 21 años, se convirtió en la cuidadora de sus padres y Baria y su esposa comenzaron a solicitar la ciudadanía nuevamente. Dijo que era un proceso de cuatro años.

“Este es un período muy largo, muy caro y muy incierto. Pero creo que estamos en la etapa final y estamos esperando una entrevista en Juárez”, dijo.

READ  Grupo de ayuda: 22 migrantes muertos en ruta a España; Docenas desaparecidas

Mientras espera escuchar las noticias de su lucha por la ciudadanía, también está ayudando a otros mientras trabajan para obtener la ciudadanía.

Paria se dirige a la capital con Voces de la Frontera el lunes por la noche. Allí, él y otros defenderán un camino hacia la ciudadanía para los trabajadores indocumentados esenciales que han ayudado durante la pandemia.

El camino hacia la ciudadanía que están pagando podría afectar de cinco a ocho millones de personas, dijo Christine Newman Ortiz, directora ejecutiva de Voces de la Frontera.

“Es absolutamente necesario porque han estado trabajando durante esta pandemia. E incluso a través de sus impuestos, porque incluso si no está documentado, todavía tiene que pagar y declarar impuestos, pero todavía no califica para muchos de los beneficios que ha sido muy beneficioso para las familias aquí en Estados Unidos ”, dijo Newman Ortiz.

Informar un error tipográfico o error // Envía una propina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *